Avanzes del proyecto Formagro

El proyecto FORMAGRO, empezó sus actividades en la región Ancash, en noviembre del 2015, siendo sus primeras acciones, el levantamiento de la línea de base; con la que se tuvo información contextualizada en relación a las condiciones de vida actuales de las familias del ámbito de intervención, así como de las potencialidades de las instituciones educativas identificadas para el desarrollo de los módulos de formación. Además permitió identificar las principales cadenas de valor agropecuarios con alto potencial de desarrollo productivo comercial.

Las principales conclusiones de esta etapa fueron, que muchas de las familias rurales andinas de la región Ancash, en especial aquellas ubicadas en la zona de los Konchukos, tienen a los sistemas agropecuarios de subsistencia como principal medio de vida, hay una baja e incluso nula inserción comercial en muchas comunidades, en el caso del callejón de Huaylas, hay una mejor dinámica comercial alrededor de los productos agrícolas, pero al no haber organizaciones de productores son dependientes de los intermediarios y especuladores. Al nivel formativo, es claro que la especialidad de producción agropecuaria, no es la más demandada en las instituciones educativas, hay una desvalorización de esta especialidad y con ello obviamente una desvalorización del medio rural en general.

Luego el proyecto centro sus esfuerzos en las primeras acciones de interrelación con las comunidades y las familias, pues solo trabajando con ellas es posible generar un modelo de desarrollo local integral, además muchos de los jóvenes formados con el FORMAGRO, provendrán de las comunidades que participan en el proyecto. Para ello se realizan reuniones mensuales desde el mes de enero con 11 comunidades, en las cuales se realizan algunas capacitaciones técnicas y se planifican acompañamientos técnicos; en estos meses se han realizado acompañamientos técnicos en los temas de: manejo de huertos orgánicos, instalación de pastos, inseminación artificial en vacunos y conservación de pastos. Actividades técnicas que han permitido empezar a desarrollar cadenas de valor concretas, generando confianza en las comunidades y demás actores implicados en el proyecto (Municipalidades, Ministerio de Agricultura, Parque Huascaran, etc).

Adicionalmente se ha venido fortaleciendo, la relación con las instituciones educativas, conociendo sus auténticas necesidades institucionales, tanto a nivel de equipamiento como de formación; priorizando además los módulos con mayor potencial de desarrollo en cada zona. Con ellos se tuvo el primer taller de formación de docentes, que permitió conocer mejor el perfil de los docentes implicados en el proyecto, así como sus necesidades y prioridades.

Sin duda esta primera etapa del proyecto, tuvo un claro énfasis en la generación de confianza y alianzas entre los diversos actores de desarrollo ligados a la formación y el desarrollo en el ámbito de intervención del proyecto; proceso que a nuestro juicio está bastante logrado; el segundo año de ejecución del proyecto que empieza en febrero estara enfocado a la realización concreta de acciones de formación y desarrollo de cadenas de valor.


Posts à l'affiche
Posts Récents
Archives